Las ventajas de conocer el Salmo 91

 

Tal y como lo señala el emblemático salmo 91 a través de sus líneas, “el que habita bajo la sombra del altísimo morará bajo la sombra del omnipotente” y es este pequeño extracto el que nos permite dimensionar al menos un poco la magnitud  de la carga espiritual que lleva implícito este hermoso himno que hoy en día tomamos como oración y que se consolida sin duda alguna como el mayor salmo de la biblia.

Conocer el salmo 91 y vivirlo es ciertamente recargarse de energía y coraje para sortear los diferentes aspectos de la vida, aquí podemos incluir desde los típicos problemas que nos acompañan en el día a día como puede ser el caso de la búsqueda de empleo, los quebrantos de salud o el aprender a dejar atrás las preocupaciones y aquellos malos entendidos que muchas veces terminan en enemistades.

El salmo 91 y su poder

Se hace importante tomarse un tiempo que permita profundizar y reflexionar en este precioso salmo, esto puedes conseguirlo en https://www.iglesia.info/salmo-91/ ,adicionalmente resulta eficaz considerar emplearlo como herramienta de apoyo para salir victorioso de las situaciones difíciles, recargarse de esperanza y renovar aquel voto de confianza que es el que marca el camino para gozar con el amor infinito del Todopoderoso.

La plegaria como tal requiere ser usada con sabiduría, pues si por algo se caracterizan los 150 salmos que se conocen hasta el momento, es por favorecer solo a quien solicite acompañamiento para aspectos positivos. Así pues, además de fortalecer la comunión con Dios, esta oración particularmente es sinónimo de protección, de ahí que se recomiende tanto como escudo defensor como para la obtención de inmunidad espiritual ya que hace posible aquietar un poco la mente de quienes sufren a causa de angustias desmedidas o por ejemplo episodios depresivos.

Cómo orar el salmo 91

Esta labor se inicia por supuesto con su correspondiente lectura, pero este debe ser un momento especial así que se sugiere destinar un espacio en la noche para alejarse de las distracciones y darle prioridad a la comunicación espiritual por medio de esta plegaria. En un espacio tranquilo y silencioso, trata de reflexionar sobre cada una de las frases descritas, piensa y determina la manera en la que puedes transformar la palabra en acción y pide por un mensaje claro de acuerdo a tu necesidad.

No olvides que Dios también espera que le agradezcas y que lo alabes, por tanto posteriormente puedes acudir a otros salmos orientados a estas funciones.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *