Los dioses de la fortuna en Japón

La búsqueda de la buena fortuna siempre se ha hecho presente en las diferentes organizaciones sociales del mundo, así pues que nada mejor que aprovechar el gran sentido milenario de la cultura japonesa para descubrir entre aquel amplio listado de dioses japoneses aquellos que de forma exclusiva se ocupan de atraer lo positivo bien sea para el hogar, el trabajo, el amor, la salud o cualquier otro tipo de escenario.

Por lo anterior, conoceremos a los 7 dioses de la fortuna, un conjunto de divinidades que a pesar de incorporar unas cuantas adaptaciones de otras culturas de Asia se constituyen como una misma unidad y por lo tanto lo normal es acudir a ellos siempre en conjunto, salvo en casos especiales donde se puede solicitar alguna intervención individual.

Los siete dioses de la buena fortuna

  • Ebisu. Sobresale por ser el único de estas divinidades con origen puramente japonés, corresponde al dios de los comerciantes, agricultores, pescadores y ejecutivos. Simbólicamente se le representa con la figura de un hombre que lleva en su mano derecha una caña y en la izquierda un pescado.
  • Daikokuten. El sentido original de este dios proviene de la India, esta divinidad se asume como el dios de la abundancia y tradicionalmente suele hacer presencia en los hogares con la idea de asegurarse de que siempre se tenga comida en la mesa. Le acompañan dos bolsas de arroz y un mazo de la suerte.
  • Benzaiten. Con características que le acercan a la India, esta bella diosa es una fiel compañera para todos aquellos que se desempeñan en las actividades artísticas o donde sea que se deba demostrar el talento y se precise popularidad.
  • Bishamonten. Dios de la disciplina, de la autoridad e incluso de la guerra, desciende de un dios hindú y también dispone de la capacidad de sanar.
  • Jurōjin. De descendencia china, este dios es símbolo de longevidad, científicos, matemáticos y maestros suelen acudir bastante a su protección. Su barba y un pergamino son sus características más representativas.
  • Fururokuju. Es el dios de la larga vida, de la sabiduría y la felicidad. Proviene de China y se distingue por una cabeza bastante grande y tener a una tortuga como compañía.
  • Hotei.  Es el dios protector de los niños, de la buena salud, de los adivinos y de la felicidad. Se le representa como un hombre gordo, sonriente y calvo.

Los Shichifukujin, amuletos japoneses

Puesto que siete es un número de buena suerte en Japón, 7 son los dioses de la fortuna descritos anteriormente que al reunirse reciben el nombre de los shichifukujin y representan esta misma cantidad de virtudes del ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *