Manejo clínico de la insuficiencia respiratoria aguda

La insuficiencia respiratoria aguda es un síndrome clínico que se caracteriza principalmente por la falta de una correcta y suficiente oxigenación arterial aunada a una adecuada eliminación del CO2. Se diagnostica de acuerdo a los valores que refleje la curva de saturación de oxigeno de la hemoglobina y  una presión arterial de oxigeno menor a 60mmHg.

El manejo clínico de esta afección contempla el tratamiento causal de la enfermedad originaria y las medidas de soporte que restablezcan niveles apropiados de oxigenación arterial y ventilación alveolar que van desde administración de oxigeno suplementario, ventilación mecánica no invasiva e invasiva.

Clasificación de la insuficiencia respiratoria aguda

La clasificación de la insuficiencia respiratoria aguda responde a varios factores de tipo fisiopatológicos y gasométricos ya que se define por anomalías de la presión arterial de oxígeno y de CO2, clasificándose en dos grandes grupos dependiendo de si hipoxemia está asociada o no  a la hipercapnia.

Insuficiencia respiratoria hipercápnica

De instauración crónica cuando se ve acompañada de compensación metabólica que mantiene el ph del medio interno dentro de los valores de la normalidad y de instauración aguda cuando produce disminución del ph del medio respiratorio, además de acidosis respiratoria, lo cual se considera un criterio de severidad.

Insuficiencia respiratoria no hipercápnica

Esta se divide en:

  1. Enfermedades agudas localizadas o difusas
  2. Enfermedades crónicas con agudización de insuficiencia respiratoria, asma bronquial, enfermedades pulmonares y enfermedades vasculares pulmonares crónicas.

 Tratamiento clínico de la insuficiencia respiratoria aguda

Consiste primeramente en la atención clínica de la enfermedad originaria  y las medidas de soporte orientadas al restablecimiento de valores normales o aceptables de ventilación alveolar y oxigenación arterial. Comprende terapia de administración de oxigeno suplementario acompañada de ventilación no invasiva y ventilación mecánica convencional o invasiva.

El propósito general del tratamiento es el de restablecer:

  • Valores aceptables de oxigenación arterial mediante el retiro de la presión arterial de oxigeno de la zona de peligro en la curva de saturación de la hemoglobina.
  • Números aceptables de ventilación alveolar que están sujetos a las características de cada paciente y de su condición clínica.

Administración de oxígeno en pacientes con insuficiencia respiratoria aguda

Esta constituye la medida básica y elemental de soporte de la insuficiencia respiratoria aguda, más aún cuando se trata de la de tipo no hipercapnica y fundamentalmente está orientada a tratar la hipoxemia y a evitar el sufrimiento tisular.