Qué significa la “Necesidad” primaria y secundaria

Para entender que son Necesidades, es importante ilustrar que una necesidad es una sensación de carencia sumada al deseo de satisfacerla. Estas se identifican por ser ilimitadas en número y en cantidad, por lo que pueden crearse constantemente, pueden ser sustituidas o desaparecer y volver a aparecer.

Puede suceder también que las necesidades impliquen otras necesidades, como herramientas o instrumentos: el circuito productivo está pensado en necesidades destinadas a satisfacer otras necesidades, en mecanismos integrados. Cuando hablamos de necesidades primarias, son las relacionadas a la supervivencia, y las necesidades secundarias, más ligadas al incremento del bienestar.

Necesidades primarias y secundarias

Afectan temas vitales, tales como la alimentación o el vestido. Son independientes del lugar o la época en la que las personas viven. La persona no cae en preocupación de otras hasta que no viera que éstas hayan quedado satisfechas. Mientras que las secundarias las más innecesarias desde el punto de vista de la supervivencia, cuya satisfacción aumenta el bienestar o la calidad de vida del individuo. Por ende, varían con el tiempo y la cultura: por ejemplo no son iguales las necesidades secundarias de la sociedad de hace cien años de contar con un teléfono o con un gramófono, que las de la actual de disponer de un Smartphone. Asimismo incluyen las necesidades psicológicas, tales como la autoestima, las intelectuales, el afecto o el sentir que se pertenece a una colectividad. Ello las hace variar con el tiempo y los individuos.

En el ámbito económico, las necesidades

La economía va a tener que afrontar ambos tipos de necesidades, pues trata de los temas relacionados con la satisfacción de las necesidades de los individuos y de la sociedad. La división de las necesidades entre primarias y secundarias tiene su origen en las teorías sobre los elementos higiénicos y motivantes puestos de manifiesto por Fredrick Herzberg.

Teoría de la jerarquía de necesidades

 

En el fondo del asunto siempre están las necesidades humanas. Muchas son las clasificaciones que pueden hacerse de estas necesidades, pero se destaca la que las divide de acuerdo al grado de calidad que tienen en los seres humanos. Mientras que algunas responden a las cuestiones biológicas más elementales del ser humano, otras son más exclusas porque tienen que ver con las relaciones sociales que se van generando. Esta clasificación se corresponde con la pirámide de Maslow, una teoría psicológica que organiza las necesidades de las personas.

Por ejemplo en las necesidades primarias, van de la mano con situaciones como: Consumir algún tipo de alimento, mantener la temperatura corporal, ir al baño, bañarse, relacionarse sexualmente, la vivienda, el aire, el agua, el descanso. Mientras que necesidades secundarias van ligadas a satisfacer una comodidad y un futuro de vida, donde entrarían las vacunas, seguridad física en las calles, cobertura médica, seguridad moral, acceso a las comunicaciones. Existen también las necesidades terciarias relacionadas a el afecto, tener un grupo de amigos, relaciones de pareja, éxito en el trabajo, estudios, respeto en la sociedad, de afiliación social.

Luego de ser cubiertas estas tres etapas de necesidad, según la pirámide de Maslow, surgen las necesidades de reconocimiento como la autoestima, el reconocimiento hacia la propia persona, el logro particular y el respeto hacia los demás; al satisfacer dichas necesidades, la persona se siente segura de sí misma y piensa que es valiosa dentro de la sociedad; cuando estas necesidades no son satisfechas, las personas se sienten inferiores y sin valor.

Según Maslow existen dos necesidades de reconocimiento: una inferior, que incluye el respeto de los demás, la necesidad de estatus, fama, gloria, reconocimiento, atención, reputación, y dignidad; y otra superior, que determina la necesidad de respeto de sí mismo, incluyendo sentimientos como autoconfianza, competencia, logro, independencia y libertad. Así también existen las necesidades de autorrealización y el desarrollo de las necesidades internas, el desarrollo espiritual, moral, la indagación de una misión en la vida, la ayuda desinteresada hacia los demás, entre otras.