Los microorganismos y su clasificación

A mediados del siglo XVII y gracias al microscopio simple, aquellos diminutos seres vivos denominados microorganismos finalmente pudieron ser identificados ante la vista humana logrando con ello el inicio de un análisis mucho más profundo de su estructura y alcance. Sabemos entonces que estos organismos son el objeto de estudio de la microbiología y que a diferencia de animales y plantas disponen de una organización biológica bastante elemental.

Gran parte del conjunto de estos organismos realizan actividades que son de provecho, sin embargo unos cuantos que reciben el nombre de patógenos sobresalen por ser los causantes de enfermedades que pueden afectar plantas, animales y personas.

Clasificación de los microorganismos

Ahora bien, para dar respuesta a la incognita sobre como se clasifican los microorganismos es adecuado anotar que existen distribuciones variadas en función de su resistencia, temperatura, método de cultivo e inmunidad, sin embargo en esta oportunidad exploraremos la manera más básica y tradicional de darles un orden.

  • Bacterias: corresponden a organismos procariotas con diversidad de formas por lo tanto de acuerdo a esta reciben su nombre. Gracias a que son ciertamente abundantes, es posible encontrarlas incluso en los escenarios más desfavorables e inhóspitos.
  • Virus: dependen plenamente de la actividad intracelular ya que al ser tan simples no disponen de la capacidad para nutrirse o reproducirse por sí solos. Se les conoce también como organismos incubadores y por presentar un tamaño mucho menor que el de las bacterias.
  • Hongos: equivalen a organismos eucariotas que además son heterótrofos, en este grupo se distinguen las levaduras y los hongos con hifas.
  • Parásitos: debido al hecho de alimentarse de otras especies se les reconoce bien sea como huésped u hospedador, son eucariotas y se dividen en dos grupos: protozoos y helmintos.

Algunas características generales de los microorganismos

Normalmente la mayoría de estos organismos logran desarrollar importantes métodos de resistencia y dispersión,  es así como suelen mantenerse inalterables a pesar de estar rodeados de condiciones claramente poco favorables. Por otra parte, al ser tan pequeños presentan reacciones metabólicas rápidas además de una relación muy marcada con el medio.

El tamaño diminuto por supuesto es otra particularidad de comparten, pero también se encuentra el hecho de no muchos no consiguen metabolizar sin agua y por supuesto la extrema rapidez de su reproducción cuando se cumplen todas las condiciones que se precisan; finalmente, no podríamos dejar de lado, el anotar que están en la capacidad de crear micro nichos ecológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *