Analizar la magnificat: ¿cómo hacerlo?

Fue en el casto deleite de una santa paz que la Santísima Virgen, a través del canto a la magnífica, se regocijó en nuestro Señor y dijo: «Mi alma engrandece al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador» (Lucas 1:46-47). Es cierto que su alma estaba en paz, porque estaba en posesión […]

¿Por qué Dios nos perdona?

La pusilanimidad de nuestros actos, las guirnaldas que he ofrecido y que están ya marchitándose se desvanecen y se extingue su belleza, mi corazón vacila ante el dolor y he caído en medio del camino, Dios perdona esa y todas nuestras ofensas. A veces es necesario detenerse, pararse y aguantar el tiempo, la agitación desenfrenada, […]